Publicado el Deja un comentario

Utopia Hostel

«Ves cosas y dices, «¿Por qué?» Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo,»¿Por qué no?».

– George Bernard Shaw –

He empezado a moverme, a examinar el idealista de arriba abajo,  a patear las calles buscando ubicaciones y a estudiarme la legislación que iba encontrando.

Con la inestimable ayuda del resto de la tripulación (mi familia), hemos llamado a más de 50 locales/ inmuebles/ viviendas y hemos visitado otros tantos. Hemos descartado por precio, condición, situación o cualquier otro menester hasta tener un par de inmuebles que nos encajan. Con las ganas y el momentum adquirido hemos pensado que no tenía mucho sentido esperar así que hemos pasado por el registro de la propiedad y por el ayuntamiento para ver cuál era la situación. No hay trabas, así que esta semana vamos a lanzar nuestras primeras oferta.

A fuerza de insistir, el burro se ha puesto a andar y según coge velocidad a uno le entra el vértigo. Vértigo de que las cosas salgan como ha pensado y vértigo de que la suerte no acompañe. El miedo a fracasar está en todos, es común sin embargo muchas veces tenemos tanto miedo a triunfar como a quedarnos en el camino. Entre los dos, éste es el más anti intuitivo:

«Nuestro mayor miedo, no es que no encajemos… Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada, es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta, empequeñecerse no ayuda al mundo, no hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor, todos deberíamos brillar como hacen los niños, no es cosa de unos pocos, sino de todos, y al dejar brillar nuestra propia luz, insconcientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo, al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros…»

                               Timo Cruz en Coach Carter – adaptación libre del discurso de investidura de Nelson Mandela

La idea que tengo con estos dos inmuebles es unirlos mediante reforma. De primeras los inmuebles no parecen una gran adquisición. Un bar quebrado propiedad de un banco malo y una pescadería-vivienda de hace más de 50 años. Lo mejor, la localización a 2 min de la catedral y, que al estar para el arrastre, la rebaja se incluye en el precio. Veremos en qué queda, no me quiero emocionar pero empiezo a paladear esa ciclotimia que se asocia con emprender: un momento tienes la convicción de que es el mejor proyecto del mundo y al siguiente que no cumple ninguno de los requisitos para triunfar. Sueños y pesadillas, tiene pinta de que va a ser un cóctel que se repita de ahora en adelante.

Sobre el papel (o sobre el Excel, que lo aguanta todo), los números salen. Un hostel de habitaciones compartidas, noche con desayuno, amplias zonas comunes y una cafetería. Ése es el plan original, 2 immuebles vistos y otros dos que podrían complementar el proyecto. 36 camas y mucha ilusión. Empezamos a armar el barco!

Rafael Hythloday

P.d: feedback más que bienvenido porque es la única forma de saber qué os interesa y qué no. si merece la pena o mejor centrarnos en otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.